Sunday, November 11, 2007

Desnuda.

Como tormenta tropical en el medio del Sahara,
Como la ausencia que acarrea la presencia de la indiferencia,
Como el dolor infinito que causa la pérdida de un hijo,
Como ese mismo dolor sempiterno desde el momento de su nacimiento,
Como un dolor inmensurable cuando no se comprueba su procedencia,
Como el sol al posarse en tu ventana, el mismo que a miles de kilómetros me corteja horas después,
Como la luna visualizada desde Marte, mientras le veo desde Venus,
Mientras añoro el paisaje que has de tener,
Más aún añoro los ojos de ella, ella quien te ve y arropa cada madrugada para mi, cada noche para ti,
Así, así es como no puedo arrancarte de mí.

En mi memoria e inventado retazos de vida,
Los más bellos y radiantes momentos de mi existencia jamás vividos, énfasis jamás...
Solo en momentos como estos, lo admito, me reconozco esa vida fantástica, pero feliz y en extremo bella;
-Que me has hecho-, me inquiero continuamente, advirtiendo como absurdo ser directa y cuestionarte directamente,…
Discretamente te temo, discretamente te quiero,
En la intimidad del silencio de mi silencio te deseo,
Te deseo felicidad, amor, prosperidad,
Te deseo pensamientos que me incluyan, te deseo que evoques mi presencia,
Que añores mis palabras con el sonido de mi voz adjunto,
El sonido de mi voz que con tan poca frecuencia has escuchado u oído,
El sonido de mi voz, que dudo recuerdes fielmente,
Espero que me hayas escuchado en algún momento,
Espero que no hieras mi ego, ni rompas mi corazón con una negación, rotunda o no,
Añoro tu voz,…ese canto proveniente de tus cuerdas vocales,
Como eco en basílica, aun te escucho,
Siempre te escucho;
Añora por favor mi tacto y sonrisa también,
Que lo que he callado te desvele, y que el misterio de mi ser origine en ti intriga angustiante,
Te deseo la felicidad que todo esto trae cuando no importa nada, cuando se quiere, cuando se ama, cuando el dolor se manifiesta en ocasión de una gran felicidad,
Te deseo todo tal cual como te siento.

Deseo que me extrañes, de la forma más genuina y bizarra,
Que pienses en un beso de mis labios, y que la muerte acaecida a continuación nada cambia,
Te deseo dolor infinito al verme en brazos de otro, de solo saberme con otro que no seas tú,
Te deseo que sientas un vacío mutilante cuando otro me tome de la mano, y pasee con orgullo,
Te deseo pienses que es un gran desperdicio de mi tiempo el estar con aquel, sea quien sea él,
Que pienses con total seguridad que solo contigo he de ser feliz,
que junto a mí cada día será perfecto,
te deseo que me veas por dentro y por fuera, que me sientas tuya,
Con o sin derecho,
Te deseo que quieras hacerme feliz,
Te deseo todo tal cual como te siento.

Te quiero con absoluto desprendimiento, solo porque no te tengo,
y me mata, me aniquila este sentimiento,
Me haces daño, me haces daño y lo se,
Solo porque lloro y río, y he olvidado distinguir motivos, distinguir el uno del otro,
Me haces daño, me haces daño y lo se,
Solo porque este cuerpo que me ha sido asignado usa uno solo de sus pulmones para sobrevivir,
El otro, el otro respira por ti,
Me haces daño, me haces daño y lo se,
Lo se porque a pesar del cansancio que me agobia, aun así no duermo, y de hacerlo,
De nada vale, porque no descanso,
Porque espero con ansias tus horas, en las que con impotencia te veo ir y venir,
En las que no hablamos, en las que no te siento, no estas junto a mi, pero estas allí,
Inmutable, en total desconocimiento de mi alma, de mi corazón,
Ajeno
a que ingenuamente has vertido tu veneno en mí,
Inconsciente de tu hechizo, de tu embrujo, de que me has cegado,
que me he cegado por ti.

Lloro y río, no distingo, pero se motivos,
Siento tanto por ti,
Siento mi falta de arrojo,
Siento mi inseguridad brotando dolorosamente por mi piel,
Y estas grietas en mis manos no dicen nada de mi pasado, ni futuro,
Hablan de mi presente, son grietas que abren de dolor,
Hablan de todo lo que no me atrevo a decir, a decirte,
Hablan de lo que soy, y que quisiera poder decir que fui,
Y así, así dejar de ser,
Y poder convertirme en todo aquello que necesitarías que fuese para quererme,
Quererme como te quiero yo a ti,
Tal cual como eres,
Sin cambios, sin modificaciones,
Con cada virtud, y defecto, si has de tenerlos,
Recuerda que me has cegado, me has cegado y te creo perfecto,
Y no importa, ver o no, te adoraría igual, lo se,.. lo se,
Así, así tal cual, por quien vivo y muero.

Aun así, así no puedo arrancarte de mí,
Ni por tan solo un momento,
Deseo que de la misma forma no puedas arrancarme de ti,
Ni por tan solo un momento.
Me haces daño, me haces daño y lo se,
Lo se,
porque todo lo que deseo que sientas por mi, solo he de sentirlo y vivirlo yo,
En completa soledad,
Y te pediría que me rompas el corazón, en mil pedazos, quizás en dos,
De todas formas sería tuyo,
A pesar de que no colectes las piezas, te las enviaría yo misma,
Y te pediría que destroces toda ilusión,
Que dejes de alimentar este amor que me carcome,
Y sería en vano,
en vano porque aún sin corazón,
Aún sin sueños, ni esperanzas,
Y más aún, sin cuerpo,
De todas formas no puedo arrancarte de mí.

A.B.V.N.

1 comment:

DanielaleinaD said...

me gusto mucho
yo amo a Lucia
cai por casualidad con ella
a los 16 años y me enamore de sus
letras.
un gusto Daniela