Friday, June 10, 2005

Al llegar el amanecer, un sol reluciente como un Dios griego, no pudo calentar su cuerpo,..Frágil y débil, tirititando de frío o más bien tirititando por la falta de calor que el cuerpo de su amante se negó a brindarle la noche anterior.

Sufriendo temblores, serían de nervios, tal vez de dolor, mordiendo sus labios, y sudando las manos, no pudo sostener las llaves de su automóvil, y perdiendo el equilibrio se desvaneció en plena vía pública.

Y el amor se les escapó de las manos, a ella en el momento en que él le rechazó cualquier tipo de afecto, y a él en el momento en que se alejó de la única persona que jamás le amaría.

Y en la condición de su desacertada acción, entendió días después que fue un error. Y es tan fácil perder, mientras que el viaje a un océano tan oscuro, como la incertidumbre, es tan perturbador, navegando a lo desconocido en busca de un tesoro perdido. Y mientras se dirigía a la Boca de la Ensenada, el barco se desvió, y es que "su" tesoro había sido robado o quizás rescatado.
Y el amor no admite falsas reflexiones, a pesar de admitir las tardías, nada funciona por el librito.

Entendió el amante frustrado, que el amar durante la soledad, no es más que el fruto de la inseguridad de no sentirse amado.
Buscar amor basado en la necesidad de evitar el terrible sentimiento que es el vacío, solo conduce a la desilución, y es que desde el momento en que se espera algo, llega la decepción y el hastío, ...se odia lo que en algún momento se amó, se odia lo que pudimos haber amado, se odia lo que no se puede tener, se odia lo que sentimos nos hace menos...

a.b.v.n.

1 comment:

PoetadelMar said...

Virgnia Woolf
Pseudonimo :
Adeline Virginia Stephenson


Adelin Beatriz Villalobos

Pseudónimo:

Beatriz Stephenson
O Beatriz Lobos