Wednesday, March 16, 2005

A quien espero

Te veo caminar,
Hablar,...sobre todo escuchar,
La intriga de oír tus palabras, a lo lejos, aniquila
Y creas duda y confusión
Cuando al escucharte detenidamente, pongo en duda mi razón.

Veo superfluamente tu vida,
Y admito que envidio a todo aquel que forma parte de la misma,
De una forma u otra, quisiera ser y a la misma vez, estar en tu persona.

Te escribo diariamente, esperando llamarte la atención
Que de un momento a otro, decidas darme tu ¨ humilde ¨ opinión,
Lamentablemente, últimamente solo vivo para sentir tu aceptación,
Y hacerme creer que tengo al menos un poco de control;
Que sutilmente retraída puedo parecer, y confieso que es vergüenza
Y sentirme tan increíblemente minúscula, lo que me ataca,
Al verme cerca de ti.

Que lástima que soy cobarde y que inútilmente te escribo
Lo que martilla mi mente,
Comprendo si no entiendes,
Yo misma no logro saber que es lo que realmente siento,
Mucho menos, saber por qué, cual derecho y cual razón tengo para expresar
La infatuación que siento...

De manera casi inexplicable no me interesa ser comprendida,
Al menos no en está vida,
Pero debo admitir, que para mi desgracia, saberme apreciada por ti
Significa todo un universo para mí.

Verás a lo que me refiero, el sol está afuera y adentro,
Y probablemente por eso me siento, en este momento,
Enfermizamente molesta con mis pensamientos.


a.b.v.n

1 comment:

PoetadelMar said...

Si yo fuese poeta, y tuviera la fluidez del Nilo; por eso admiro al poeta, y le reservo a ellos la facultad de la crítica. Porque solo ustedes dominan el arte de lo bello, escrito.